EL SALVADOR MARCA LA HISTORIA DE LA MONEDA DIGITAL

Algo muy importante ha sucedido en El Salvador, pese a cualquier contratiempo que pudiese haber ocurrido, es innegable que este paso de la adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal, ha marcado un antes y un después en el mundo.

Si, en efecto el primer día de entrada en vigencia del Bitcoin como moneda de curso legal fue un poco accidentado, justamente como se esperaba, pues es un paso que nadie en el mundo había sido capaz de dar y en efecto se debía esperar algún contratiempo, sin embargo, eso no le quita peso a la valentía de asumir el reto de los grandes cambios para la historia.

La tecnología no es el futuro, sino el presente, el mundo en su nueva era tendrá que moverse obligadamente en esa dirección, formando parte de la digitalización empresarial post pandemia.

Luego habrá una aceleración de las velocidades en las redes de datos, importantes avances en los sistemas de comunicación, el mundo político de igual manera, cambiará, las voces ya no serán asumidas por personas que dependen de movilidad y dinero para poder alzarla, sino más bien, cualquier persona tendrá acceso a poder emitir su libre opinión, inclusive desde el anonimato.

El salto que ha dado El Salvador, era un salto obligado y necesario hacia nuevas formas de integración económica globalizada, es imposible quedarse.

Como bien lo decía Nayib Bukele en su discurso en la ONU, el poder de las redes sociales es enorme y no está siendo asumido por otras fuerzas políticas que de momento no son capaces de entenderlo.

Aunque la integración del Bitcoin fracasara, pasaremos a la historia como el primer pueblo subdesarrollado que intentó ponerse a la vanguardia del mundo tecnológico financiero, y es mejor, fallar y aprender para volver a intentarlo, que nunca haberlo hecho.

Sin duda, El Salvador hace historia, sin duda, El Salvador dio un gran paso, sin duda nuestro pueblo está cada vez un paso más adelante, ahora todos conocen que se puede hacer transferencias internacionales sin comisiones, que pueden usar su teléfono móvil para pagar o recibir dinero de su trabajo, el pueblo conoce ahora que existe una nueva forma de vender sus productos.

El camino que ahora hace falta es desarrollar la experticia en la utilización de estas tecnologías, buscar alternativas que agilicen los procesos, entender que el futuro está en sus manos, al acceso de un clic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *